DA DEL OFTALMLOGO

13 de diciembre

Cuenta la leyenda que Lucía de Siracusa, nacida en Siracusa entonces ciudad de la provincia romana de Sicilia, consagró su vida a Dios e hizo un voto de virginidad. Su padre murió en su niñez y su madre la comprometió a casarse con un pagano. Lucía pudo librarse de ese compromiso y su pretendiente la sometió a un juicio para que abandonara la fe cristiana y adorara los dioses paganos. Lucía no accedió y fue decapitada. La leyenda decía que cuando Lucía estaba en el tribunal, ordenaron a los guardias que le sacaran los ojos, pero ella siguió viendo, por lo que la proclamaron patrona de los no videntes al distinguir el bien del mal.

Diciembre/2010



Regresar