DA MUNDIAL DEL GLAUCOMA

12 de marzo

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico que provoca la pérdida gradual de la visión. Tiene la particularidad de no presentar síntomas hasta que la enfermedad está muy avanzada. Es por esto que se la conoce como “el ladrón sigiloso de la visión” y si no es tratada a tiempo puede provocar la ceguera.
El glaucoma puede detectarse fácilmente en un control oftalmológico en donde se mida la presión ocular a través del tonómetro, mediante una prueba indolora y sencilla de apenas dos minutos. Cuanto antes se realice el diagnóstico y se comience con el tratamiento, mejores serán los resultados.
Aún no existe cura para esta enfermedad pero si se detecta a tiempo puede frenarse, deteniendo el deterioro progresivo del nervio óptico y la pérdida de campo visual mediante la reducción y el control de la presión ocular. La terapia es permanente para el paciente.
El glaucoma es la segunda causa de ceguera evitable. Es por ello que resulta fundamental que las personas con perfiles de riesgo, como los pacientes con antecedentes familiares, diabéticos, personas con miopía elevada y a partir de los 40 años se sometan a revisiones oftalmológicas periódicas.


INDICIOS A LOS CUALES PRESTAR ATENCIÓN:
-Cambios frecuentes de anteojos
-Dificultad de adaptar la vista en lugares oscuros
-Pérdida de visión lateral
-Aparición de un arco iris en forma de anillo alrededor de las luces
-Dificultad para enfocar la vista en objetos muy próximos

Marzo/2011



Regresar