CUID TUS OJOS, ELLOS TAMBIN CONDUCEN

Los factores de riesgo de la visión y la conducción pueden ser internos o externos. En el caso de los internos se puede hablar de tres factores que influyen, como son la edad, el estado psicofísico del conductor y la salud visual. En función de la edad, los informes demuestran como las personas de más de 55 años de edad suelen presentar un mayor error en la percepción de profundidad a causa de deslumbramientos. Si se tiene en cuenta el estado psicofísico del usuario, la fatiga o la ingesta de sustancias pueden afectar a la capacidad visual. La somnolencia, la ingesta de alcohol o la toma de ciertos medicamentos pueden afectar en el rendimiento visual del individuo, siendo importante su prevención.
En el tercer de los factores, la salud visual, engloba los problemas de visión más comunes entre los conductores, tales como la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía, la visión binocular, el estrabismo, el glaucoma o las cataratas. Circular con una mala salud visual provoca numerosas consecuencias, como el aumento del cansancio, el incremento de errores en el cálculo de distancias y velocidades, empeoramiento en la percepción de las señales de tráfico y un mayor riesgo de sufrir distracciones.
Entre los factores externos de riesgo para la conducción, uno de los elementos que mayor incidencia tiene en la siniestralidad es la iluminación, que puede verse incrementado por problemas de visión. Durante la noche se produce una menor intensidad en el tráfico con respecto al día, sin embargo, en la franja horaria de 20.00 a las 8.00 horas se producen el 38% de los accidentes mortales. Así mismo el índice de gravedad de los accidentes es mayor en horas de baja luminosidad, por la noche se producen 4,2 fallecidos por cada cien accidentes, durante el día el ratio de fallecidos por accidente disminuye hasta el 2,9. El informe Visión y Seguridad Vial revela que el 45% de los conductores ha sido diagnosticado de un problema de visión. Entre ellos, los problemas más comunes son miopía (38%), astigmatismo (29%), presbicia (19%) e hipermetropía (8%). 
A través de estos datos estadísticos buscamos alertar sobre los problemas visuales y promover la revisión periódica de la salud visual para mejorar la seguridad al volante.


Regresar